MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA INFORME ANUAL A LA ASAMBLEA NACIONAL RESUMEN EJECUTIVO COMISION DE PRESUPUESTO

0
147

Señores miembros de la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional:
Inicio agradeciéndole a Dios y a la Virgen que nos permiten estar reunidos aquí. Pidamos con fe, que sigan llenando a Panamá de bendiciones y que nos den cada día más fuerza, para seguir haciendo lo correcto.
Con fundamento en los artículos 198 de la Constitución Política de la República y el artículo 9 del Reglamento Orgánico del Régimen Interno de la Asamblea Nacional, acudimos a este pleno a sustentar el informe anual del Ministerio de la Presidencia, correspondiente al año 2020.
El Gobierno que preside el Excelentísimo Señor Presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, se mantuvo enfocado, en el año 2020, en la atención de los problemas apremiantes del país en materia de salud, en la materia social, lo económico, educación, nutrición, agua potable, vivienda, servicios públicos eficientes e infraestructura, entre otros, atención que ha estado condicionada, pero de ninguna manera suspendida, por la pandemia COVID-19.
Gracias al esfuerzo de nuestro personal de Salud y a la coordinación efectiva del Gobierno Nacional, hoy Panamá es uno de los países con menor tasa de letalidad por Coronavirus en el mundo y lider de vacunación en la región.
Hoy el mundo reconoce el esfuerzo de Panamá por salvar la vida y proteger a su población. De acuerdo al Banco Mundial, el Plan Panamá Solidario, que ha beneficiado a más de 1 millón 300 mil panameños, evitó que la pobreza pasara del 14.9% al 20,8%, es decir, el Plan Panamá Solidario mantuvo a un 5,9% de panameños, aproximadamente 250 mil panameños, fuera de la pobreza.
En medio de la mayor crisis en la historia de la humanidad en los últimos 100 años, el Presidente Cortizo decidió decretar el Estado de Emergencia, para darle un mandato claro a todo el ejecutivo, la prioridad es salvar la vida de los panameños, protegiendo la salud, manteniendo la paz social e impulsando la economía.
Es importante destacar que decretamos Estado de Emergencia y no Estado de Urgencia en Panamá, y quisiera referirme a 3 puntos que considero centrales en la decisión:

  1. En Panamá no se invocó el Estado de Urgencia, porque hacerlo, significaba suspender las garantías constitucionales. Durante la Pandemia, todas las garantías han estado vigentes, incluído el derecho a la propiedad y la seguridad jurídica, que facilitó la llegada de buenas inversiones, claves para la reactivación económica.
  2. Decretar el Estado de Emergencia permite coordinar los esfuerzos para mantener la paz social.
  3. La decisión ofrecía al país la opción de llegar a soluciones extraordinarias, dentro de la ley, para atender una emergencia extraordinaria.
    En el campo de la salud, el Gobierno Nacional aseguró la adquisición de suficientes vacunas para la población, tan pronto estas demostraron su eficacia y obtuvieron las certificaciones exigidas por los organismos correspondientes.
    Para ello, Panamá ha suscrito acuerdos bilaterales con las farmacéuticas que van a la cabeza de dicha producción, al tiempo que forma parte del mecanismo COVAX, conglomerado de más de 170 países articulados a través de la Organización Mundial de la Salud.
    En medio de la pandemia, los huracanes Eta e Iota, golpearon nuestro país. Pero la respuesta inmediata, coordinada desde el Centro de Operación Nacional, que combina la acción interinstitucional, de la fuerza pública, los Bomberos, SINAPROC y miles de voluntarios del Plan Panamá Solidario, nos permitió salvar vidas y atender a los afectados.
    No existe reto grande para nuestro pueblo. No hay tarea imposible para los panameños.
    En los momentos más duros, ahí estuvimos todos … unidos … juntos … porque salvar la vida de nuestra gente y proteger el bienestar de nuestra tierra, está por encima de todo.
    El pueblo panameño y su Gobierno, enfretó con valentía los desatres climáticos y avanzó.
    El Consejo de Gabinete, aprobó hasta Diciembre del 2020, la utilización de fondos por MIL CUATROCIENTOS CINCUENTA Y SIETE MILLONES (B/.1,457,000.00) DE BALBOAS, para atender las necesidades vinculadas al COVID19, y designó al Ministerio de la Presidencia como ente coordinador para que, garantizando el balance entre lo sanitario, lo social y lo económico, distribuyera los recursos a las entidades regentes respectivas.
    El Consejo de Gabinete, en cumplimiento de la ley, ordenó que, las entidades contratantes tienen la obligación de presentar un informe detallado de las contrataciones hechas y dicho informe deberá ser publicado a través de “PanamáCompras” a más tardar cinco días hábiles siguientes a la terminación del Estado de Emergencia.
    Mientras el mundo enfrenta su tercera ola de COVID-19. Mientras vuelven las restricciones y las cuarentenas severas en Europa. Cuando sólo este lunes 12 de abril de 2021, países como Brasil registraron más de 35 mil nuevos casos, Colombia más de 15 mil nuevos infectados, sobran razones para afirmar que la emergencia de salud continúa vigente en el mundo entero.
    Con independencia de todo esto, el Ministerio de la Presidencia se comprometió a que una firma independiente certificara el correcto uso de los recursos que le fueran destinados para enfrentar la pandemia. A través de un acto público, abierto a los profesionales expertos e idóneos en materia de auditoría, contrató los servicios de la firma de Contadores Públicos Autorizados y Auditores BDO AUDIT, S.A.
    Dicha firma elaboró un INFORME DE ASEGURAMIENTO, al 31 de octubre de 2020, que validó el cumplimiento de los procedimientos en el manejo de los fondos que fueron gestionados a través del Ministerio de la Presidencia.
    Dicho informe certifica que se cumplió de manera rigurosa con todas las exigencias. El informe externo coincide plenamente con otro ordenado a la Oficina de Auditoría Interna del Ministerio, confirmándose que el Ministerio de la Presidencia no realizó compras de equipos, insumos médicos, bienes o servicios para uso o beneficio de otros Ministerios o entidades del Gobierno Nacional.
    Ambos informes demuestran que el Ministerio de la Presidencia, cumple la ley y ha tramitado de manera transparente los fondos asignados para el manejo de la pandemia.
    La pandemia no venía con un manual de instrucciones, sólo podíamos prepararnos evitando las malas prácticas del pasado, por eso, se estableció un procedimiento para asegurar los recursos públicos y proteger los intereses de los panameños:
  4. No se paga ningún tipo de anticipo.
  5. Sólo se desembolsan recursos una vez que la Contraloría hubiese refrendado la contratación y concluido que se cumplía la normativa, garantizando que Panamá estaba pagando un precio justo y equitativo.
  6. Sólo se reciben equipos que cumplan con todos los criterios técnicos y las especificaciones de los Ministerios o entidades regentes.
    Cuando llegó la pandemia, ya el Gobierno Nacional había presentado la nueva Ley de Contrataciones Públicas ante la Asamblea Nacional, estableciendo el procedimiento de cotización en línea, que evita la discrecionalidad del funcionario y ofrece mejores garantías a los proveedores y al Gobierno.
    Nos mantendremos firmes a nuestra convicción, actuar siempre para proteger los intereses de los más humildes, de los que menos tienen y más ayuda necesitan.
    La Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (ANTAI) define un Gobierno transparente, como aquel que promueve y fomenta la rendición de cuentas y el acceso a la información pública.
    El Código Uniforme de Ética de los Servidores Públicos, establece en su artículo 9, que la Transparencia, “salvo las limitaciones previstas en la ley, es la garantía de acceso a la información gubernamental”.
    El Ministerio de la Presidencia asumió en Abril del año 2020, el compromiso de presentar un informe semanal, todos los miércoles. Desde ese momento hasta hoy, todos los miércoles hemos cumplido. Son ya 50 informes presentados.
    En cada uno de esos 50 informes, se desglosa el pago de los bonos solidarios físicos y el pago de los bonos digitales del Plan Panamá Solidario, transferidos a millones de panameños, que ha representado el auxilio económico y el apoyo para subsistir, de cientos de miles de familias en nuestro país.
    En cada uno de esos 50 informes, presentados todos los miércoles, sin interrupciones, durante casi un año, se rindió 50 veces cuenta, de las transferencias de los recursos a las autoridades competentes para enfrentar la pandemia, proteger y salvar la vida de los panameños.
    Todas y cada una de esas 50 rendiciones de cuenta, cada uno de los procesos de compra publicados en detalle en el portal “PanamáCompra” desde que inició la pandemia, en medio de esta emergencia sanitaria, han sido difundidos a través de los medios de comunicación y desde todas las plataformas de Gobierno. Son una muestra categórica de nuestro compromiso con la transparencia.
    Hoy presentaremos el informe 51, la rendición de cuentas número 51. Hemos cumplido y seguiremos cumpliendo.
    Ser transparentes es informar y garantiza el acceso de todos a la información de las actuaciones en las que se hayan comprometido de manera legal y formal los recursos del Estado.
    Los esfuerzos del Gobierno han sido permanentes en la misión de salvar la vida de nuestra población.
    Quiero decirlo con claridad, durante la pandemia el mundo entero compite y necesita lo mismo. Panamá es sólo 1 de los 192 países que se disputan los mismos productos e insumos para salvar vidas.
    Mientras todo esto ocurre, nos mantenemos siempre concentrados en hacer nuestro mejor esfuerzo para salvar vidas, para garantizar la tranquilidad de las familias panameñas.
    Ser transparentes es actuar dentro del marco de la ley, cuidando el recurso del pueblo que es sagrado.
    Poco o nada tiene que ver la transparencia, con exigir el beneficio de unos pocos… sobre la base de la explotación y la desatención de los más necesitados.
    Destaco en este informe, que el 29 de septiembre de 2020, durante la presentación del Presupuesto del Ministerio de la Presidencia ante esta Comisión, propusimos la descentralización de funciones ajenas a la naturaleza orgánica de este Ministerio.
    Se trataba de una entidad que en los últimos dos quinquenios manejó presupuestos que llegaron en promedio a MIL CUATROCIENTOS MILLONES DE BALBOAS anuales, y que ahora, responsablemente, ha pasado -en la vigencia fiscal 2021- a DOSCIENTOS SEIS MILLONES DE BALBOAS.
    De igual modo, el Ministerio de la Presidencia redujo su planilla en aproximadamente 17 millones de Balboas, y trasladó, a otras instancias administrativas del Estado, a más de OCHO CIENTOS CINCUENTA (850) FUNCIONARIOS.
    Ningún Gobierno en la historia de Panamá había hecho tanto por la descentralización y por el fortalecimiento del poder popular que le da la cara directamente al pueblo.
    El cumplir la palabra empeñada, ha garantizando que los recursos no se queden sin ser utilizados para la atención de los ciudadanos, para la protección de los más vulnerables, para el apoyo a los sectores productivos, para la inversión en educación… para cumplir y que todos los programas sociales se mantengan, para lograr que las becas se paguen y que no se quede recurso sin ser invertido en el bienestar de los panameños.
    La ejecución presupuestaria más alta en los últimos 10 años … ha sido la de este Gobierno.
    EL TIEMPO PONE LAS COSAS EN SU SITIO.
    Esta guerra contra el enemigo invisible del COVID-19, aún no ha terminado.
    Pero hoy nos encontramos en el mejor sitio de la región, somos uno de los países que más rápido está vacunando, que mejor cumple los protocolos de bioseguridad. Somos el país de la región con la mejor proyección de recuperación y reactivación económica.
    Depende de nosotros, de nuestra disciplina y de no bajar la guardia con las medidas de bioseguridad, seguir avanzando en la recuperación económica.
    Tenemos un líder que tiene la visión de establecer el equilibrio entre la salud, lo social y lo económico. Nuestro Presidente Cortizo está haciendo un esfuerzo histórico, ejemplar en el mundo, para mantener a salvo nuestra población.
    Necesitamos tener con vida y salud a la familia panameña para que haya economía pujante y desarrollo social.
    Seguiremos protegiendo la vida de cada panameño. Vamos juntos por la generación de empleo.
    No tengo ninguna duda.
    Unidos como país, derrotaremos al COVID-19.
    Muchas Gracias.
    Dios los bendiga
    Dios bendiga Panamá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here