EXPERTOS RECOMIENDAN ESTRATEGIAS PARA MINIMIZAR EL RIESGO EMPRESARIAL FRENTE A UN CIBERATAQUE

0
74


 
Uno de los principales riesgos empresariales a los que las compañías se enfrentan hoy día son los múltiples ciber-indicentes, ya que cualquier cíber-ataque, error operativo o fallo técnico puede paralizar completamente la actividad de una organización, causando enormes pérdidas financieras, problemas legislativos o graves daños a la imagen de la empresa, aseguró Louis Ducruet, especialista en seguros y directivo de Willis Tower Watson.
 
¿Está preparada su organización para enfrentarse a las ciberamenazas? ¿Ha considerado qué activos pueden ser vulnerables? ¿Sabe cuál puede ser el costo de un ataque que tenga éxito? ¿Ha planificado cuál sería la respuesta de su empresa a un ataque? La revolución digital ha aportado inmensos beneficios en innovación y crecimiento, pero la gran dependencia que muchos modelos de negocio tienen con respecto a Internet los expone a nuevas amenazas.
 
Cabe la posibilidad de que las pólizas de seguro tradicionales no respondan ante estos nuevos riesgos. Hoy la protección frente a los delitos informáticos debe ser una prioridad para las empresas, por lo que debe considerarse como un riesgo estratégico de negocio, en vez de simplemente como una cuestión tecnológica o de seguridad. ¿Cómo puede asegurarse de que su empresa está protegiendo sus operaciones de forma adecuada?
 
Las pólizas de seguro de Ciber-Responsabilidad han sido creadas para abordar los efectos que un ciber-incidente puede causar a la propia compañía y a terceros, independientemente de que las causas que los originaron fueran accidentales o premeditadas. La cobertura se otorga de forma modular, lo que significa que esta puede diseñarse a medida de los elementos específicos del riesgo, para proteger sus intereses.
 
El experto en la materia, Louis Ducruet detalla que los factores principales que aumentan las posibilidades y la gravedad de los ciber – incidentes son:  la Big Data (volúmenes cada vez mayores de información confidencial de los clientes); el perímetro de red en expansión (riesgo de la cadena de suministro e infinidad de proveedores de servicio interconectados); nuevos vectores de ataque (Malware, Ransomware, Ingeniería social); mayor carga reguladora (la normativa global sobre privacidad continúa abordando el modo en que debería recabarse, almacenarse, protegerse y eliminarse la información de carácter privado del consumidor con consecuencias financieras cada vez mayores en caso de ataques de seguridad.
 
Al ser consultados los reconocidos especialistas de Willis Towers Watson, éstos señalaron que utilizan sus propias herramientas de análisis para ayudar a los clientes a conocer y cuantificar sus riesgos.  Les diseñan coberturas a medida de las exposiciones específicas, identificando duplicaciones o vacíos en sus coberturas de sus programas de seguro y profundizan en las tendencias legales y las condiciones de mercado para mantenerles informados a través de alertas, mesas redondas, seminarios, blogs, redes sociales y seminarios online.
 
Se considerarían los siniestros en la propia red, la merma de ingresos a raíz de una pérdida de beneficios no física y el posterior incremento del coste del trabajo. También costes de recuperar activos digitales corruptos, perdidos o destruidos, violación de la privacidad y responsabilidad civil de seguridad, así como daños a terceros y gastos de defensa resultantes de ataques contra la privacidad o confidencialidad o de accesos o usos no autorizados de sistemas informáticos, transmisiones de virus, industria de tarjetas de pago, daños reputacionales, gastos de gestión de crisis, en expertos forenses en tecnologías de la información y en relaciones públicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here