DISCURSO DEL ALCALDE DE LA CIUDAD DE PANAMÁ, JOSÉ BLANDÓN FIGUEROA

0
760
Un 2 de julio, hace 4 años, tome posesión del cargo de Alcalde. El primer Decreto Alcaldicio que firmé fue prohibiendo el poner mi nombre en las placas de inauguración de obras del Municipio. De esta manera busqué, desde el día 1, mandar un mensaje claro de cuáles serían los principios bajo los cuales se guiaría mi Administración. Desde entonces a la fecha, he hecho mi mayor esfuerzo por llevar adelante una gestión municipal innovadora, que no vacile en romper esquemas tradicionales y que sea fiel a los postulados del Gobierno Abierto: transparencia, participación ciudadana y colaboración. He sido siempre claro que, para mí, el principal legado de esta gestión no será una obra en particular, sino el empoderar a la Alcaldía como autoridad de la Ciudad.
En mi Plan de Gobierno, me comprometí a hacer de PANAMÁ una Ciudad más abierta, sostenible, solidaria, inteligente y amigable. Cabe preguntarse qué tanto hemos avanzado estos 4 años en alcanzar estos propósitos.
HOY PANAMÁ ES UNA CIUDAD MÁS ABIERTA QUE HACE 4 AÑOS
Creamos la Dirección de Transparencia y Participación Ciudadana, liderada actualmente por Lizveika Lezcano. Sin embargo, hemos entendido que el compromiso de la transparencia es un eje transversal, que toda instancia municipal debe contemplar en la ejecución de sus funciones, buscando siempre compartir la mayor cantidad de información con los ciudadanos. Hemos entendido que lo que tratamos de hacer, desde el Gobierno Local, más que construir obras, es construir ciudadanía.
En cuanto a transparencia, podemos compartir como avances más significativos las mejoras a nuestra página web, que hoy tiene mucha más información disponible. El Portal de Datos Abiertos con muchísima información valiosa y pertinente para la ciudadanía. Hemos sido evaluados periódicamente por la ANTAI, siendo de las instituciones que alcanzan la puntuación perfecta de 100, por cumplir con todos los compromisos establecidos en la Ley de Transparencia, en cuanto a la información que debe constar en nuestro portal. Incluso, tenemos información que no es exigida por Ley, pero que hemos optado por hacerla pública.
Con respecto a la participación ciudadana, el Plan de Gobierno establecía el compromiso de establecer el mecanismo conocido como Presupuesto Participativo, aplicado exitosamente en muchas ciudades de América Latina. Lo prometimos y lo cumplimos. La experiencia de reunir a la comunidad, que sean los vecinos quienes propongan los proyectos y quienes decidan por votación cuál se ejecutará, ha sido una experiencia enriquecedora para todos los que han participado del proceso. También hemos promovido la participación ciudadana con la realización periódica de foros, conferencias, talleres y consultas, siempre incentivando al ciudadano a que sea parte de la solución de los problemas que le afectan en su vida cotidiana. Pronto empezará a funciona el observatorio ciudadano, denominado PANAMA COMO VAMOS, que funciona con autonomía del Gobierno Local y cuyo propósito será avaluar, con base a indicadores, cómo se desenvuelve la Ciudad.
Desde la Alcaldía, hemos buscado crear sinergias y maximizar esfuerzos, fortaleciendo vínculos existentes y creando nuevos vínculos de colaboración con Alcaldías, instituciones internacionales, la Academia y ONGs. Hoy podemos decir con orgullo que la Alcaldía de Panamá brilla con luz propia en el escenario internacional y que ya dejamos de ser observadores en los grandes foros de Gobiernos Locales, para pasar a ser protagonistas. Gracias a una excelente relación con organismos como el BID, el Banco Mundial y el PNUD, por citar algunos ejemplos, hemos logrado avances para la Ciudad bajo el esquema de la cooperación internacional. Con mucha satisfacción, consideramos un logro importante que Panamá sea la única Ciudad centroamericana en formar parte de la Red de 100 Ciudades Resilientes y la primera de la región en ingresar a la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO, desde el sector de la Gastronomía.
Todos estos avances que he mencionado y los que continuaré mencionando, no habrían sido posibles sin una relación de comunicación permanente y respeto mutuo con el Concejo Municipal. Sólo 5 de 23 representantes son Panameñistas. Pero las diferencias partidarias no han sido obstáculo para ponernos de acuerdo en una agenda en favor de la Ciudad que todos representamos. Por encima de nuestras afiliaciones partidarias, deben estar siempre intereses colectivos. En este sentido, considero, con mucha humildad, que en el Gobierno de la Ciudad de Panamá estamos dando un ejemplo de cordura y madurez política al resto del país.
HOY PANAMÁ ES UNA CIUDAD MÁS SOSTENIBLE QUE HACE 4 AÑOS
Que nadie se confunda. No pretendo siquiera insinuar que la Ciudad de Panamá es ya un ejemplo de sostenibilidad. Para nada, queda aún muchísimo por hacer. Sin embargo, considero que no se puede ocultar que hemos tenido notables avances.
Por ejemplo, de las primeras decisiones que tomamos en esta Administración fue formalizar una alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dentro del marco de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES). Gracias a ellos, pudimos elaborar, en conjunto, el Plan de Acción de la Ciudad con una visión integral y a largo plazo (2035) para hacer de nuestra Ciudad, una urbe más sostenible.
Desde la Dirección de Planificación Urbana de la Alcaldía hemos finalmente asumido competencias que nos reconocía la Ley 6 de 2006 y que el Municipio no había reclamado para sí. Aprobamos el Plan de Ordenamiento Territorial de San Francisco, el primero en su tipo en ser aprobado por el Concejo Municipal de Panamá. Y estamos discutiendo ya, de manera amplia y participativa, el Plan de Ordenamiento Territorial de todo el Distrito, una acción postergada por más de 10 años, que finalmente empieza tomar forma por primera vez. Pero el esfuerzo de la Dirección dirigida por Manuel Trute no se ha quedado allí.
Se han elaborado varios otros documentos valiosos de planificación y ordenamiento de la Ciudad como la Estrategia de Revitalización Urbana de Calidonia (con apoyo del Banco Mundial) y el Plan del Centro (con apoyo del BID), entre otros. Así como se ha trabajado en la nomenclatura de la Ciudad, con una propuesta ya elaborada que falta aterrizar en la señalética, y en un manual de los espacios públicos, pendiente de aprobación por parte del Concejo.
En esta Administración también creamos la Dirección de Gestión Ambiental como parte de un nuevo organigrama de la Alcaldía, más acorde con las responsabilidades propias de un Gobierno local. Desde esta Dirección, se adelantan importantes iniciativas como el Plan de Arborización de la Ciudad y Basura Cero.
En cuanto al Plan de Arborización, el Ingeniero Ennio Arcia ha logrado conjugar el esfuerzo de los técnicos del Municipio, la Universidad de Panamá y el gremio de los agroforestales para elaborar un censo de los árboles en servidumbre en la Ciudad y a partir de allí, planificar una política de reforestación y mantenimiento del inventario arbóreo de la misma.
Lo ideal habría sido que el Gobierno Central nos traspasara la competencia sobre la recolección de los residuos, pero no hubo la voluntad de hacerlo. Aún así, con el programa Basura Cero, hemos aportado nuestro grano de arena, promoviendo el reciclaje en barrios de Betania, Chilibre y Tocumen, como proyectos pilotos.
Sobre Basura Cero, quiero compartirles una experiencia que viví la semana pasada. Tenemos un proyecto en conjunto entre la Alcaldía y el Instituto Panameño de Habilitación Especial (IPHE), que fui a visitar. Fue una hermosa y alentadora experiencia. A través del mismo, desechos orgánicos del Mercado de Abastos y residuos de poda de los parques municipales son llevados a una instalación educativa del IPHE, en donde funciona un centro de compostaje, que ha sido equipado con apoyo económico y técnico del Municipio. El centro de compostaje es atendido por privados de libertad en un programa especial y por estudiantes del IPHE con sus educadores, allí aprenden de todo el proceso y crean abono orgánico. Este abono es luego utilizado para un huerto ubicado allí mismo, en donde utilizan la técnica del riego por goteo. Lo que se siembra, por ejemplo, tomates, pepinos, zuccinis, culantro, entre otros, es luego utilizado en el comedor de la escuela. Por donde se vea, es un ganar-ganar. Es una iniciativa extraordinaria que ha sido posible gracias a personas extraordinarias, tales como Alida y Berta del Municipio, la directora del IPHE y su personal docente. Una mención especial merece Franklyn Ayón, cuyo ejemplo de vida es realmente extraordinario y motivador. Estamos en la gestión pública para cambiar vidas y éste es un buen ejemplo de lo que es posible cuando hay voluntad y apoyo de las instituciones, creando sinergias.
También es necesario mencionar el esfuerzo que hemos realizado con el apoyo del Green Building Council de Panamá para elaborar lo que hemos denominado el ECOPROTOCOLO, para incentivar la construcción sostenible en nuestra Ciudad. Es el primer instrumento en su tipo elaborado por una Ciudad en América Latina y ha sido aquí, en Panamá, en donde lo hemos hecho. Debo destacar especialmente el liderazgo de la señora Vicealcaldesa en hacerlo posible, pues no ha sido tarea fácil.
Igualmente, como ya había mencionado anteriormente, la Ciudad de Panamá fue la única Ciudad centroamericana en ingresar a la Red de 100 Ciudades Resilientes de la Fundación Rockefeller, escogidas dentro de casi mil ciudades de todas partes del mundo que aspiraron a ser parte. Esto constituye un gran honor para nosotros, pero sobre todo, un enorme compromiso. Nos hemos puesto como meta que el próximo 15 de agosto, a propósito del aniversario 499 de nuestra Fundación, presentaremos la Estrategia de Resiliencia de la Ciudad, que forma parte de las metas a cumplir para quienes formamos parte de esta Red. Este esfuerzo está dirigido por quien es el primer Director de Resiliencia de Panamá ciudad, Arturo Dominici, cuyo salario es pagado por la Fundación Rockefeller, como parte de los beneficios que recibimos al ser parte de 100 CR.
HOY PANAMÁ ES UNA CIUDAD MÁS SOLIDARIA QUE HACE 4 AÑOS
Panamá es una ciudad diversa, multicultural, conformada por una población originaria, enriquecida por sucesivas oleadas de inmigrantes. Sin embargo, a pesar de vanagloriarnos de ser un Crisol de Razas, en realidad poco hacemos en la práctica para reconocer esa diversidad y construir una sociedad más solidaria y equitativa, sin discriminaciones de ningún tipo.
En lo personal, considero que en Panamá todavía tenemos mucho camino que recorrer en materia de Derechos Humanos. Las mujeres panameñas cada vez están mejor preparadas para ocupar cargos de dirección tanto en el sector público como en el privado. Sin embargo, es evidente que están subrepresentadas en las más altas posiciones de los tres Órganos de Estado, al igual que en los Gobierno locales. Por eso me enorgullece decir que eso funciona distinto en la Alcaldía de Panamá. Aquí sí funciona la paridad. La mitad de nuestros puestos directivos están en manos de mujeres profesionales. Desde la Vicealcaldesa, pasando por la Directoras y Subdirectoras, hasta la más humilde de las trabajadoras manuales, cada mujer es valorada en esta administración municipal.
Es por ello que hemos asumido el reto hecho por el INSTITUTO NACIONAL DE LA MUJER para someternos a un proceso de revisión externa para aplicar a una certificación de EQUIDAD DE GÉNERO. Quiero al mencionar algunas de las mujeres que han sido valiosas para la labor desempeñada por esta Administración, hacer un reconocimiento a cada una de las 1955 mujeres que trabajan aquí y dan lo mejor de sí cada día: Raisa, Marisol, Verushka, Mitzi, Alexandra, Giovana, Nini, Lorena, Bety, Yivett, Lizveika, Giselle, Carmen, Jackeline, Magda, gracias a ustedes y a todas por su apoyo. Valga mencionar esta estadística que habla por sí sola. En el 2014, el personal de la Alcaldía eran hombres en un 60%, hoy esa proporción ha variado. 4 años después, la proporción de mujeres laborando en la institución aumentó de 40% en el 2014 a 53% en el 2018. Aquí practicamos la equidad con hechos, no con discursos.
Considero que, como país, tenemos aún una deuda con nuestra comunidad afrodescendiente. Nos resistimos todavía a reconocer del todo la importancia del aporte afro a lo que hoy somos como Nación. En el caso de la Ciudad, no parece llamarnos la atención que estamos ubicados en el litoral pacífico, pero nos sentimos y vemos como caribeños. Eso, me parece, se debe en gran parte a la significativa inmigración de antillanos durante la construcción del Canal, cuyas costumbres son parte importante de la idiosincrasia del panameño de hoy. África En América es un esfuerzo, desde la cultura, de visibilizar estos aportes y contribuir a nuestro reconocimiento como un pueblo diverso y con una fuerte herencia afro. Me complace constatar cómo ha ido creciendo el Festival, al punto que hoy ya no hablamos de un mes de la etnia negra, sino que todos los eventos relacionados se prolongaron por 45 días, cerrando con broche de oro con la conferencia de la Vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell.
Me siento orgulloso de muchas de las cosas que hemos hecho en esta Administración, como ya he mencionado. Otra de ellas ha sido que hemos integrado el Comité Técnico Asesor de Accesibilidad, el cual está contemplado en la Ley de Equiparación de Oportunidades para las Personas con Discapacidad desde los 90s. Pero desde entonces, ningún Municipio del país la había instalado. Somos el primer y el único municipio hasta ahora en hacerlo. Valoro el esfuerzo de sus integrantes, liderado por el Ingeniero Municipal, Antonio Docabo, quienes aportan ideas e inspeccionan algunos proyectos municipales para constatar en campo que cumplen con las normas de acceso universal que señala la SENADIS. No puedo negarles que me alegra ahora ver los videos que postea Juanpi Dolande, un joven a quien admiro mucho, cuando visita algún espacio público de la Ciudad, en el cual ahora sí puede circular con libertad y comodidad. Recuerdo hace cinco años cuando lideró una campaña muy ingeniosa, “Las Aventuras de mi silla y yo”, donde ayudó a levantar mucha conciencia en la ciudadanía en la necesidad de una Ciudad con aceras accesibles para todos. Recuerdo que él y su madre me contaron las peripecias que pasaban cada vez que pensaban en salir, pues la ciudad era y aún sigue siendo hostil para las personas con alguna discapacidad. Ahora que recorro los proyectos de veredas y veredas calles que estamos haciendo; me encuentro con muchos jóvenes como Juanpi, que veían su vida limitada porque para salir de sus casas, alguien les tenía que cargar en brazos, pues no había una vía adecuada para circular en silla de ruedas. Con los miles de metros de veredas que hoy estamos construyendo, cambia positivamente la vida de todos estos panameños y panameñas, que también tienen derecho a disfrutar de su Ciudad. Se trata de barrios que muchos en el centro de la Ciudad no conoce, comunidades como El Ñaju en Chilibre o La Bendición en Las Cumbres, en donde estas veredas son más que simples veredas, son dignidad, seguridad, equidad, son caminos de vida.
Y no se trata sólo de ser solidarios con las personas con discapacidad haciendo las aceras más accesibles, se trata también de hacer accesibles a todos, los espacios públicos de la Ciudad. Tenemos más de 100 parques que han sido mejorados o están siendo mejorados, incluyendo mobiliario e iluminación, para garantizar el acceso a un espacio público de calidad a todos los que viven en la Ciudad, sea en el Centro, el Este o el Norte. La mejor iluminación de los espacios públicos es fundamental para dar más seguridad a los barrios.
Repito: la Ciudad es de todos. Seas una persona con discapacidad o no, seas de la raza que seas, profeses una religión o seas ateo, estés sano o estés enfermo. El Gobierno de la Ciudad los representa a todos. Por eso, trabajamos en conjunto con ONUSIDA y organizaciones no gubernamentales que promueven la realización de exámenes y atienden a los pacientes. Por eso aprobamos un Decreto para establecer una política de no discriminación en la institución. Por eso apoyo por igual las actividades de las iglesias sin importar la denominación y la Marcha del Orgullo Gay. Por eso apoyamos el Desfile de la Etnia Negra, la celebración del Año Nuevo Chino o el Festival Dule, porque todos somos parte de la misma Ciudad. Todos tenemos derechos. Y el Alcalde se debe a todos, los representa a todos y trabaja para todos. Sin discriminación.
Cuando digo que la Ciudad es de todos, no me refiero únicamente a los seres humanos, me refiere también a los animales que la habitan. Para ellos, creamos la Oficina de Bienestar Animal, que lleva adelante un programa de esterilización masiva, para disminuir la sobrepoblación en las calles, promoviendo al mismo tiempo, la adopción voluntaria. Agradezco el apoyo que hemos tenido de rescatistas voluntarios, de SPAY PANAMA y de la Fundación San Francisco de Asís, para llevar adelante este esfuerzo que ha sido muy bien calificado a nivel internacional como una experiencia exitosa. Reconozco igualmente el trabajo de Duna Salamín y del equipo que la acompaña.
HOY PANAMÁ ES UNA CIUDAD MÁS INTELIGENTE QUE HACE 4 AÑOS
Para mí, una Ciudad inteligente es aquella que es capaz de encontrar soluciones razonables a los problemas que le aquejan. Poco importa si aplica tecnología o no a la solución, lo que importa es que sea capaz de mejorar continuamente la calidad de vida de quienes habitan en ella.
Estoy convencido que para ser una Ciudad inteligente, es necesario tener una Alcaldía inteligente, Esto pasa por profesionalizar el recurso humano de la institución, mejorar sus condiciones laborales, incluyendo los salarios, al tiempo que se promueve la formación continua del mismo.
La Alcaldía de Panamá puede vanagloriarse hoy de ser la primera y única del país en haber ingresado a la Carrera Administrativa, demostrando que no existían obstáculos legales para hacerlo, sino que faltaba voluntad. Pero no sólo esto, hemos aumentado tanto el salario mínimo como el salario promedio de la institución, reconocido el escalafón salarial de profesionales como las trabajadoras sociales, aumentado los salarios a determinados funcionarios en concordancia con las funciones que desempeñan o el tiempo que tienen de laborar en la institución, hemos apoyado a funcionarios que han optado por proseguir su formación profesional, tanto en universidades nacionales como en el extranjero. En todo esto, quiero reconocer el trabajo de Mitzi Tello y el personal de Recursos Humanos de la Alcaldía, quienes, con el apoyo de David Montenegro y el apoyo de la Dirección de Carrera Administrativa, lograron acreditar en tiempo récord a los primeros 150 funcionarios municipales que ingresaron a la misma.
Mención aparte merece el esfuerzo realizado por Carmen Cotes y su Dirección para lograr que la Alcaldía se certificara ISO 9001-2008 en gestión de proyectos y lograse, posteriormente, la certificación IPMA-DELTA, también en gestión de proyectos, siendo el primer Municipio en el mundo en tener esta certificación de calidad. A esto aspiramos, a que la Alcaldía de Panamá pase a ser un referente en materia de administración pública eficiente y moderna.
Como parte de lo que caracteriza a una Smart City, la Alcaldía de Panamá en alianzas con el sector privado ha logrado dotar de Wifi gratuito a 100 paradas de la Ciudad y pronto hará lo mismo con varios parques e instalaciones municipales. También con el apoyo de la AIG, lanzamos recientemente la aplicación ALCALDIA MOVIL, para facilitar la denuncia ciudadana de hechos sancionados por las normas municipales.
La seguridad es una de las grandes demandas de la ciudadanía. Por ello, decidimos involucrarnos y utilizar la tecnología para aportar en la meta de lograr una Ciudad más segura. Gracias a la buena voluntad del Alcalde Jaime Nebot de Guayaquil, pudimos beneficiarnos de la experiencia de su Municipio en videovigilancia y en poco tiempo, hemos logrado que la opinión pública valore positivamente la labor del Centro de Operaciones de Seguridad Ciudadana, que ha alcanzado resultados importantes, producto del monitoreo permanente y una efectiva coordinación interinstitucional. Este año 2018 duplicaremos la cantidad de cámaras en la Ciudad y todas las semanas nos llegan solicitudes de diversas comunidades que solicitan la colocación de cámaras en su barrio.
Buscando facilitarles la vida a los contribuyentes, en la Tesorería Municipal se han habilitado diversas alternativas para el pago de los tributos municipales. Ahora se puede hacer por banca en línea, con cualquier tarjeta de crédito desde la página web del Municipio o por cualquier cajero clave ubicado en cualquier parte del país. También se ha mejorado sustancialmente el proceso de entrega de placas vehiculares, haciendo el proceso más simple, transparente, cómodo y expedito. Inclusive, a partir de hoy, se podrá solicitar que la placa se envíe a domicilio por un pago adicional, alternativa que es opcional del contribuyente.
También en la Dirección de Obras y Construcciones se han creado mecanismos para agilizar y hacer los procesos más transparentes, como el registro digital de planos, que permite al ciudadano darle un seguimiento en línea al trámite de los mismos.
Recientemente, hemos puesto a funcionar el programa de TRANSDOC, que nos permite encaminarnos hacia una administración de cero papel. Ahora toda documentación que ingresa al Municipio para realizar un trámite es escaneada y se le asigna un código de identificación, que permite al ciudadano dar seguimiento a su petición vía online.
Todo lo que hemos logrado avanzar en materia de Smart Cities y tecnología ha sido posible gracias al esfuerzo mancomunado de diversas Direcciones de la Alcaldía y quiero en tal sentido agradecer el compromiso de Eliades Serrano, Alex Neumman, Antonio Docabo, Aivin Singh, Agapito González y Yivett Fernández, entre muchos otros, para hacer posible estos avances.
HOY PANAMÁ ES UNA CIUDAD MÁS AMIGABLE QUE HACE 4 AÑOS
En Panamá, caminar era y todavía es, un deporte extremo. Por décadas se había priorizado en infraestructura para el carro, en detrimento de la infraestructura para las personas, por lo que las aceras existentes estaban en un muy mal estado y en muchos casos, ni siquiera hay acera. Muchos comercios se habían tomado la servidumbre pública de los peatones para uso exclusivo de sus comercios, como estacionamientos. En resumen, teníamos una Ciudad hostil al peatón.
Aún no podemos decir que sea una Ciudad 100% amigable al peatón. Lograrlo va a ser un proceso que tomará muchos años y varias administraciones municipales. Pero podemos sentirnos satisfechos que hemos dado los primeros pasos, que siempre son los más complicados y los que más resistencia generan, por la resistencia natural a los cambios.
Todavía hay muchos que repiten que estamos quitando estacionamientos, cuando lo que estamos haciendo es recuperar espacio público. Muchos no creían que sería posible recuperar las aceras de Calidonia, porque Gobierno municipal tras Gobierno municipal habían decidido darle la espalda al problema por temor al llamado costo político. Convocando al diálogo, construyendo alternativas, aplicando con firmeza las leyes vigentes, hemos logrado lo que muchos creían imposible. Y aunque todavía faltan muchas áreas por reordenar y aunque todavía hay algunos que se resisten a aceptar las nuevas realidades, lo cierto es que el cambio positivo es significativo y la mayoría de la población lo reconoce y lo agradece.
Los proyectos de Revitalización Urbana marcan un antes y un después para la Ciudad y para el rol del Municipio en el desarrollo del urbanismo de la misma. La Alcaldía ha emprendido el enorme reto de desarrollar proyectos importantes de infraestructura, con una perspectiva integral que ha estado ausente en el Gobierno central desde hace décadas. Por ejemplo, el sistema de drenajes pluviales de la Ciudad no ha sufrido mejoras importantes desde los 60s y naturalmente, hace años que colapsó ante una urbe que ha crecido de forma acelerada y sin planificación. El Ministerio de obras Públicas (MOP) es la autoridad responsable de los drenajes pluviales, pero en todos los gobiernos, sus prioridades han sido otras porque políticamente son más visibles. Nadie quiere invertir en una infraestructura que es soterrada, que molesta mucho mientras se construye, pero que nadie ve cuando se termina de construir y que nadie agradece, pues rápidamente se olvida que una calle antes se inundaba, cuando eso deja de pasar.
En la Alcaldía nos hemos atrevido a romper con ese paradigma y nos hemos atrevido a hacer lo que no es popular, porque sabemos que es lo necesario. Nos estamos llevando muchas críticas por los proyectos de Revitalización Urbana y sabemos que cuando se terminen, muchos no reconocerán sus conveniencias. Seguirán catalogando como proyectos de aceritas, proyectos ambiciosos de intervención urbana integral, que no tienen precedentes recientes en la Ciudad. Pero en una visión a largo plazo de la Ciudad, reconociendo que en el Plan de Acción se identificó el riesgo de inundaciones como el principal riesgo en la Región Metropolitana, estas son inversiones que no podemos seguir postergando. Lo que buscamos como Gobierno local es visibilizar el problema y demostrar con estos proyectos pilotos que es preferible invertir en hacerlo todo de una vez que actuar cada uno por separado, haciendo un trabajo a medias, como es el caso lamentable que ha ocurrido en Obarrio, donde van para 6 años con un proyecto exclusivamente de soterramiento y aún no terminan.
Pero hay quien cree que el trabajo de aceras de la Alcaldía se circunscribe al centro de la Ciudad. Quienes piensan así, se equivocan. Al final de este período, en junio del 2019, habremos construido más de cien mil metros cuadrados de veredas y vereda calles en los corregimientos del Norte y Este de la Ciudad. Repito, son Caminos de vida, que significan dignidad y seguridad para los residentes de estas comunidades. Ha sido un trabajo arduo, en donde la Dirección de Gestión Social y la Sub Dirección de Obras Comunitarias he estado constantemente presente y pendiente.
Para nosotros, hacer más amigable la ciudad es también recuperar otros espacios públicos. Estamos construyendo el primer Parque Municipal de dimensiones distritales, hecho por el propio Municipio y administrado por el Municipio, que será el Parque del Norte en Chilibre, 20 hectáreas de espacio público para los residentes del área norte de Panamá. Al final de esta Administración, habremos equipado e iluminado más de 100 parques vecinales de la Ciudad, además de las mejoras que hemos realizado en parques emblemáticos como el Parque Porras, la Plaza 5 de Mayo, el Parque de Santa Ana, la Plaza Francisco Arias Paredes y el Parque Urracá.
Pero no se trata sólo de hacer la infraestructura, hay que darle contenido, vida, a estas instalaciones. A través de la Dirección de Cultura, el equipo que encabeza Alexandra Schejelderup, así como la Sub Dirección de Eventos con Nini Moreno a la cabeza, han generado una activa vida cultural en la Ciudad, con eventos y programas que están generando una dinámica cultural nunca antes vista en la Ciudad. Los Centros Culturales como el de La Siesta en Tocumen y los Puntos de Cultura que se desarrollan los sábados en diversos centros educativos son parte de esa nueva dinámica, que está alimentando e incentivando un capital humano que será fundamental en el futuro de la Ciudad.
Hoy los ciudadanos de la capital tienen más oportunidades de disfrutar los espacios públicos de su Ciudad, con alternativas como las Ciclovías cada domingo en la Cinta Costera, Música en el Parque durante los veranos, el alumbrado navideño, el Desfile de Navidad, Citylandia para el Día del Niño, el Festival Mupa, África en América y mucho más que hoy se organiza y se desarrolla desde la Alcaldía. Todo esto nos da más oportunidad de compartir, de convivir y de sentirnos orgullosos de ser panameños.
Más amigable significa también contar con más instalaciones para practicar el deporte. La Alcaldía ha llevado adelante una inversión sin precedente en canchas de fut y multiuso, cuadros de beis, máquinas de hacer ejercicio, entre otras facilidades deportivas. A lo largo y ancho de toda la ciudad, ya sea en Felipillo, La Siesta, Villa Marta, Gonzalillo, el Vallecito, San Francisco o Miraflores, hay ahora más oportunidades para practicar el deporte.
He tratado de resumirles cuatro años de trabajo, mencionando algunas, no todas, las iniciativas que estamos desarrollando en esta Administración. Queda mucho por fuera, desde el trabajo que se está haciendo en los CEDIS y en las bibliotecas de la Ciudad, la transformación integral en los Mercados del Marisco y el San Felipe Neri, la restauración del Palacio Municipal y la Casa de la Municipalidad, la creación de la Corporación Metropolitana de Turismo, etc, etc. Quiero en este punto reconocer el trabajo del Secretario General, Guillermo Bermúdez, quien ha ayudado a empujar que todos estos proyectos sean posibles, así como el esfuerzo de Bety Gálvez y Julio Paz Rodríguez, en Contrataciones y Compras respectivamente, quienes han tenido un trabajo constante, buscando siempre realizar todo con la mayor transparencia posible.
Permítanme ahora decirles lo que viene en los próximos 12 meses. Muchos proyectos municipales, posibles gracias a la Descentralización, irán terminando y la transformación de nuestra Ciudad será cada vez más evidente. El gran desafío en los próximos años será dar mantenimiento a esa nueva infraestructura, a la vez que se continua el proceso de mejoras en la Ciudad. Para eso se requerirá que el proceso de descentralización no sólo se mantenga, sino que se profundice, que se le asignen más recursos y competencias a los gobiernos locales de todo el país. Esta Ciudad será otra cuando ya estén terminados los proyectos de Revitalización Urbana (Vía España, Justo Arosemena, la Peatonal, Vía Argentina, Calle Uruguay y Salsipuedes), cuando estén listos el Roberto Kellly en Don Bosco, el Plaza Amador, el Artes y Oficios, el Parque Norte y las mejoras al Parque Summit. Ir al Mercado San Felipe Neri será una experiencia totalmente distinta y se convertirá en una atracción turística de la Ciudad, tanto para nacionales como extranjeros.
Pero también tenemos enormes responsabilidades por delante, compromisos que son un desafío a la vez que una oportunidad para nuestra Ciudad. Me refiero a los 500 años de la Ciudad, la Capital Iberoamericana de la Cultura y la Jornada Mundial de la Juventud. Tener la capacidad de llevar adelante todo esto en unidad, sin perder la visión de Patria, será un gran desafío en medio de un torneo electoral. Por ello, desde la Alcaldía, hacemos el llamado para que entendamos que se trata de una coyuntura sin igual para proyectar positivamente la imagen de Panamá y de los panameños. No existe la opción de quedar mal, pues quedar mal es malo para todo el país, no solo para el gobernante de turno. Debemos empinarnos sobre nuestras diferencias y egoísmos para lograr dejar el nombre de Panamá, de nuestra Patria y nuestra bandera, en lo más alto posible.
Quiero terminar agradeciendo a todos los funcionarios municipales que han aportado su granito de arena en estos 4 años, a los representantes de Embajadas y organismos internacionales que han trabajado de la mano con nosotros, a los funcionarios del Gobierno central que ha estado anuentes a coordinar y trabajar en conjunto, a los representantes de corregimiento de todas las Bancadas, a los medios de comunicación formales e informales, a los ciudadanos que han participado de los procesos de consulta y a los que participan a través de las redes, incluso a quienes se quejan constantemente, porque ha sido el esfuerzo conjunto de todos ustedes lo que ha ayudado a recorrer el largo camino recorrido hasta ahora. Podrá estarse o no de acuerdo con todas las iniciativas que hemos desarrollado en estos cuatro años, pero jamás podrá negarse que la actividad ha sido intensa e incesante y que la Alcaldía y la Ciudad que hoy tenemos es distinta, en el fondo y en la forma, a la que recibimos el 2 de julio del 2014.
Hasta el último día de mi mandato, seguiré trabajando con el mismo entusiasmo del primer día para cumplir lo prometido y darle un mejor futuro a esta Ciudad con más seguridad y mayor actividad económica con oportunidad de empleo para todos. De aquí al 30 de junio del 2019 nos resta un año de mucho trabajo y de realizaciones. Por Panamá, por los mas humildes de nuestra ciudad, sigamos haciendo historia, demostrando que con voluntad mucho es posible.
Muchísimas gracias por su atención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here