DECLARACION DE LA EMBAJADA CHINA ANTE LA CANCELACIÓN DE LA REUNIÓN ANUAL DEL BID EN CHENGDU

0
467

DECLARACIÓN DE LA EMBAJADA CHINA
ANTE LA CANCELACIÓN DE
LA REUNIÓN ANUAL DEL BID EN CHENGDU

El BID había establecido la celebración de su 60ª Reunión Anual en Chengdu, China, entre el 26 y el 31 de marzo. Como anfitrión, China concedía gran importancia a dicha reunión, realizando esmerados trabajos preparativos con la mejor intención de garantizarle el éxito esperado haciendo de ella, junto con todas las partes, una reunión de unidad, cooperación y beneficio para todos.

La absoluta mayoría de los Estados miembro concordaban con China en que la reunión anual del BID debía centrarse en la cooperación financiera, en vez de enredarse en temas políticos delicados. Sin embargo, cierto país no cesaba de cizañar la reunión con un tema político tan delicado como el problema de Venezuela. En medio de serias discrepancias entre los Estados miembro y con la reunión anual ya inminente, se apresuró una aprobación del cambio del representante venezolano para participar en la reunión.

La posición china sobre el problema de Venezuela ha sido consecuente y clara: que se deben acatar los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, respetar el Derecho Internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales y abstenerse de cometer injerencia en los asuntos internos de Venezuela. El cambio de representante venezolano, aunque aprobado de conformidad con los procedimientos de votación del BID, no podría ser aceptado por China por cuanto implicaría el reconocimiento a un supuesto mandatario no instalado por procedimientos legales y por ende carente de legitimidad. A ello se agrega el hecho de que dicho cambio apresurado, lejos de ayudar a resolver el problema venezolano, sólo perjudicaría el ambiente de la reunión anual del BID y malograría su proceso preparatorio.

En aras de garantizar el éxito de la reunión, la parte china adoptó una actitud prudente sobre el tema de la participación venezolana y propuso una solución razonable y viable, en constante comunicación con todas las partes interesadas para coordinar posiciones y preservar la buena voluntad de cooperación en concordancia con los intereses comunes de todos y en rechazo a la politización de la reunión. La propuesta de China reflejó su respeto al BID y a sus miembros, así como su sincero deseo por un pleno éxito de la reunión como país anfitrión responsable. Sin embargo, cierto país, haciendo caso omiso tanto del objetivo de la reunión como la posición, la preocupación y los esfuerzos realizados del país anfitrión, condicionó la celebración de la reunión a la participación del representante venezolano de su elección, lo que impidió la celebración de la reunión anual del BID según lo previsto. Ante esta situación indeseable, nadie puede echarle la culpa a China.

Lamentando profundamente la cancelación forzada de la reunión anual del BID en Chengdu, la parte china reitera, no obstante, su voluntad de seguir reforzando la cooperación con los países de América Latina y el Caribe así como con el BID, en pos de beneficios mutuos y desarrollo común.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here